miércoles, 9 de febrero de 2011

GANANCIA ANUAL TOTAL


Conocer cuál banco le da mejores rendimientos por su dinero será posible gracias al concepto Ganancia Anual Total (GAT). A partir del 1º. de Abril del 2011, los bancos deberán definir cuáles son las cuentas que ofrecen rendimientos y distinguirlas de aquellas que sólo sirven para hacer depósitos y retiros. Por muchos años, la banca comercial en México promovió como instrumentos de ahorro las cuentas para hacer depósitos y retiros, pese a que no generan ningún rendimiento y sólo sirven para acumular recursos.
La GAT fue creada el año pasado por los legisladores y forma parte de las modificaciones hechas a la Ley de Transparencia y Ordenamiento de Servicios Financieros. De acuerdo con la ley, la GAT deberá aparecer en la publicidad y los contratos de adhesión de las instituciones que ofrezcan crédito, incluidas tiendas departamentales. Esta obligación llevó a los bancos a desenmascarar cuentas que suponían “ahorrar”. La CONDUSEF será la encargada de sancionar a los oferentes crediticios que no desglosen este concepto.
Definición de la GAT: Ganancia Anual Total neta expresada en términos porcentuales anuales que, para fines informativos y de comparación, incorpora los intereses nominales capitalizables que generen las operaciones pasivas, menos las comisiones que en su caso se apliquen.
El GAT es un porcentaje que se acerca más al rendimiento efectivo que obtendrá una persona que ahorra su dinero en una cuenta bancaria, ya que resta todos los cobros que hacen los bancos al abrir y manejar una cuenta.
En términos simples entre más pequeño sea el porcentaje de GAT menos rendimiento genera el producto bancario contratado.
La GAT deberá calcularse respecto de las operaciones pasivas con montos inferiores al equivalente a 400 mil UDIS, siguientes:
a) Depósitos retirables con previo aviso, retirables en días preestablecidos, de ahorro, a plazo fijo; así como préstamos documentados en pagarés con rendimiento liquidable al vencimiento,
b) Cualquier otra operación pasiva que en su nombre, publicidad o propaganda incluya las palabras “ahorro” o “inversión”, o se induzca al público a suponer que se trata de un producto de ahorro o inversión

La limitada utilidad de la GAT contrasta con su herramienta “hermana”, el CAT o Costo Anual Total, donde el usuario puede darse cuenta de que un banco le cobra muchísimo más que otro por prestarle dinero.