viernes, 8 de junio de 2012

DESCUENTO


Descuento, es el proceso de deducir la tasa de interés a un capital determinado para encontrar el valor presente de ese capital cuando el mismo es pagable a futuro. Del mismo modo, aplicamos la palabra descuento a la cantidad sustraída del valor nominal de la letra de cambio u otra promesa de pago, cuando cobramos la misma antes de su vencimiento. La proporción deducida, o tasa de interés aplicada, es la tasa de descuento.
La operación de descontar forma parte de las actividades normales de los bancos. A estos acuden los clientes a cobrar anticipadamente el monto de las obligaciones de sus acreedores; los bancos entregan dichas cantidades a cambio de retener tasas de descuento, esto forma parte de sus ingresos. Los bancos comerciales, a su vez, necesitan descontar documentos, en este caso, son tomados por el banco central, tal operación es denominada, redescuento. Dicho en otras palabras, es un proceso de anticipación, por parte de una entidad financiera, del nominal de los efectos comerciales que se endosan a dicha entidad, quién se encargará de realizar su gestión de cobro en sus respectivos vencimientos. Se trata por tanto de ceder a una entidad financiera parte de los derechos de cobro futuros de la empresa, documentados mediante recibos, pagarés o letras de cambio, quien nos anticipará su importe al momento de la cesión descontando en dicho momento los gastos e intereses generados por la operación. Dicha cesión implica la transmisión de nuestros derechos como acreedores denominándose endoso.
Matemáticamente, se trata de la operación inversa a la capitalización simple. Entendemos pues por interés anticipado (o de descuento), aquella operación financiera consistente en la sustitución de un Capital futuro por otro con vencimiento presente.
Mientras que la ley de capitalización calcula unos intereses que se les añade al importe principal, compensando el aplazamiento en el tiempo de su disposición. En las leyes de descuento es justo al contrario: se calculan los intereses que hay que pagar por adelantar la disposición del capital.

miércoles, 25 de abril de 2012

ACTIVIDAD INICIAL PERIODO 12-3


BIENVENIDO AL PERIODO 12-3

Recuerda que te esta actividad te será evaluada como tarea, tu  Participación en el Foro es importante.
Comparte con tus compañeros lo que esperas de la materia y déjanos saber algo más de ti.
¡Saludos!




martes, 7 de febrero de 2012

ACTIVOS FINANCIEROS

Definición: 
 Nombre genérico que se le da a las inversiones en títulos valores ( por ejemplo: acciones, obligaciones y bonos), ciertos derechos sobre inmuebles realizables de inmediato (como títulos hipotecarios) o bien documentos expresivos de créditos, derechos de suscripción preferente, etc. Se considera un instrumento de canalización del ahorro generado, porque sirve de transferencia de fondos entre los diferentes agentes económicos (de los ofertantes a los demandantes).
 Los activos financieros tienen tres características que los definen: 
1. LIQUIDEZ: Facilidad con la que un activo puede ser transformado en medio de pago, en dinero, sin pérdida de su valor.
 2. RIESGO: Se puede definir como la probabilidad de no obtener el resultado esperado y deseado
 3. RENTABILIDAD: Capacidad del activo de producir una remuneración para el adquiriente como pago de su cesión de fondos y su asunción de riesgos. 
Los activos financieros se pueden clasificar en: 
1. ACTIVOS PRIMITIVOS: Los activos financieros primitivos son aquéllos cuyo valor depende de sus rentas futuras esperadas y del riesgo a que están sujetos. Según las características de estas rentas los activos primitivos se dividen en títulos de renta fija y títulos de renta variable.
 a) Título de renta fija: Cualquier instrumento de deuda cuyo pago de intereses está previamente fijado y no se hace depender de los resultados de la compañía que lo emite.
 b) Título de renta variable: Se denomina así al conjunto de activos financieros cuyo rendimiento variará según la marcha de la empresa emisora, como las acciones.
 2. ACTIVOS DERIVADOS: Se denominan así porque su valor depende del valor de un activo primitivo denominado en este caso activo subyacente, por ejemplo: una opción sobre una acción. El activo derivado es la opción que depende de un activo financiero primitivo: la acción. 
Los derivados permiten a las empresas protegerse contra las fluctuaciones que se producen en los precios de los bienes, tipos de interés y tipos de cambio. 
A continuación describimos cuatro tipos de derivados: 
1. Contratos a plazo forward : Son contratos de compraventa en los que se establece el precio que se pagará, en una fecha futura, contra la entrega de un activo. Se negocian directamente entre comprador y vendedor al margen de un mercado organizado. Su diferencia con los futuros radica en su falta de estandarización (no se materializan en título normalizado, no hay un mercado que actúe como contrapartida, y en general no son transmisibles a terceros). 
2. Contrato de futuros: Acuerdo que obliga a las partes a comprar o vender un cierto número de bienes o valores en una fecha futura a un precio establecido de antemano. Al contrario que en el caso de los contratos forward, los futuros se negocian en un mercado organizado que actúa como intermediario en todas las compraventas mediante contratos y en cantidades normalizados.
 3. Opción: Es el derecho, no la obligación, a comprar o vender un activo, llamado activo subyacente, en una fecha futura, por un precio pactado. Pueden ser opciones de compra (call) u opciones de venta (put). 
4. Swaps: Acuerdos entre dos partes para intercambiar en el futuro dos series de flujos monetarios según unas reglas determinadas previamente