martes, 7 de febrero de 2012

ACTIVOS FINANCIEROS

Definición: 
 Nombre genérico que se le da a las inversiones en títulos valores ( por ejemplo: acciones, obligaciones y bonos), ciertos derechos sobre inmuebles realizables de inmediato (como títulos hipotecarios) o bien documentos expresivos de créditos, derechos de suscripción preferente, etc. Se considera un instrumento de canalización del ahorro generado, porque sirve de transferencia de fondos entre los diferentes agentes económicos (de los ofertantes a los demandantes).
 Los activos financieros tienen tres características que los definen: 
1. LIQUIDEZ: Facilidad con la que un activo puede ser transformado en medio de pago, en dinero, sin pérdida de su valor.
 2. RIESGO: Se puede definir como la probabilidad de no obtener el resultado esperado y deseado
 3. RENTABILIDAD: Capacidad del activo de producir una remuneración para el adquiriente como pago de su cesión de fondos y su asunción de riesgos. 
Los activos financieros se pueden clasificar en: 
1. ACTIVOS PRIMITIVOS: Los activos financieros primitivos son aquéllos cuyo valor depende de sus rentas futuras esperadas y del riesgo a que están sujetos. Según las características de estas rentas los activos primitivos se dividen en títulos de renta fija y títulos de renta variable.
 a) Título de renta fija: Cualquier instrumento de deuda cuyo pago de intereses está previamente fijado y no se hace depender de los resultados de la compañía que lo emite.
 b) Título de renta variable: Se denomina así al conjunto de activos financieros cuyo rendimiento variará según la marcha de la empresa emisora, como las acciones.
 2. ACTIVOS DERIVADOS: Se denominan así porque su valor depende del valor de un activo primitivo denominado en este caso activo subyacente, por ejemplo: una opción sobre una acción. El activo derivado es la opción que depende de un activo financiero primitivo: la acción. 
Los derivados permiten a las empresas protegerse contra las fluctuaciones que se producen en los precios de los bienes, tipos de interés y tipos de cambio. 
A continuación describimos cuatro tipos de derivados: 
1. Contratos a plazo forward : Son contratos de compraventa en los que se establece el precio que se pagará, en una fecha futura, contra la entrega de un activo. Se negocian directamente entre comprador y vendedor al margen de un mercado organizado. Su diferencia con los futuros radica en su falta de estandarización (no se materializan en título normalizado, no hay un mercado que actúe como contrapartida, y en general no son transmisibles a terceros). 
2. Contrato de futuros: Acuerdo que obliga a las partes a comprar o vender un cierto número de bienes o valores en una fecha futura a un precio establecido de antemano. Al contrario que en el caso de los contratos forward, los futuros se negocian en un mercado organizado que actúa como intermediario en todas las compraventas mediante contratos y en cantidades normalizados.
 3. Opción: Es el derecho, no la obligación, a comprar o vender un activo, llamado activo subyacente, en una fecha futura, por un precio pactado. Pueden ser opciones de compra (call) u opciones de venta (put). 
4. Swaps: Acuerdos entre dos partes para intercambiar en el futuro dos series de flujos monetarios según unas reglas determinadas previamente

3 comentarios:

  1. operar en opciones binarias

    Muy interesante y explicativa nota, uno que de a ratos se las ingenia para tratar de generar algun dinero extra en inversiones bursatiles deberia siempre informarse mas para correr menos riesgos.

    ResponderEliminar
  2. Generar activos financieros en una economía como esta, no es tarea fácil. Por ello una buena organización que permita no tener tantos pasivos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar